Una lección de marketing de $3.500.000

¿Qué puedes aprender de un músico callejero tocando el violín en una estación de metro?

¿Cómo lo puedes aplicar en tu negocio? Vivimos en un mundo saturado de información, distracciones, mensajes, publicidad…

La lección que aprenderás te ayudará a sobresalir en este mundo sobreinformado y sobredistraido.

Si quieres escucharlo, aquí tienes los podcasts

Si prefieres leer, aquí tienes la transcripción del vídeo

Una lección de marketing de $3.500.000

Es el 12 de enero de 2007 y en la entrada de una estación de metro en Washington D.C. hay un hombre tocando el violín, siempre hemos visto estos músicos de calle,  este tiene una gorra puesta y delante suyo tiene la funda del violín abierta para que la gente le dé la propina, pasa 45 minutos tocando el violín.

A esa hora pasan mil personas por delante del músico, durante estos 45 minutos toca música clásica, dos piezas de Schubert, otro par de Bach. 

Después de tres minutos tocando pasa una mujer muy atareada, coge el bolso, saca un billete de un dólar y se lo pone dentro del violín, luego hay un hombre de mediana edad, que pasa por la estación y se queda un rato mirando cómo el músico toca, mira la hora y se va porque su tren está llegando a la estación y tiene que cogerlo. 

Las demás personas pasan sin hacerle mucho caso, ¿quién le hace caso?, los niños, los niños se quedan impresionados viendo cómo el violinista toca y los padres dicen ¨¡venga va!¨, ¨¡venga que tenemos prisa, que llegamos tarde!.

Al final de estos 45 minutos que ha estado el músico tocando, resulta que siete personas se han parado algún momento a mirarlo, 20 personas le han dejado alguna propina. 

El resultado final es que en estos 45 minutos este músico ha ganado $32,17, y se ha llevado cero aplausos. 

Solo una de estas personas de las mil que pasaron lo reconoció como Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo, esta persona cuando lo reconoció estuvo esperando el tiempo que hizo falta para que acabase y pedirle un autógrafo, saludarle y darle las gracias por su actuación.

El violín que utilizaba Joshua Bell es un violín que vale 3.500.000 dólares, Joshua Bell colaboró en este experimento, es un experimento social del que vamos a sacar estas lecciones de marketing para tu negocio. 

Tres días antes Bell había colmado un importante teatro en Boston, agotó todas las entradas y el ticket medio para asistir a verlo tocando en el escenario era de 112 dólares aproximadamente.

Dos preguntas, la primera es ¿tú te hubieses parado?, vas por la mañana, hora punta, haciendo lo tuyo, ¿te hubieses parado? probablemente no, yo seguro que no, ¿le hubieses dado propina?, probablemente no, yo no se la hubiese dado.

La segunda pregunta es ¿qué puedo aprender de esta situación para el marketing de mi negocio?. 

Vamos a la primera ¿te hubieses parado o no?, yo creo que hay dos lecciones una sobre marketing y otra que tiene que ver con la vida. 

La primera lección es que vamos por la vida tan ensimismados en nuestro propio mundo, nuestras ideas y lo que tenemos que hacer que hay veces que no apreciamos la belleza que tenemos a nuestro alrededor, uno de los mejores violinistas del mundo estaba dando un concierto, y solo siete personas se pararon a escucharlo, los demás íbamos todos metidos en su propio mundo, por lo tanto la primera lección es levantar la vista y mirar alrededor cuando estamos andando por la calle, cuando vamos en coche, cuando nos estamos moviendo, cuando estamos en familia, cuando estamos con alguien realmente que nuestro 100% esté allá y apreciemos toda la belleza que nos rodea, todas las personas que tenemos alrededor que seguro tienen algo que decirnos y algo que aportarnos en la vida, esa es la primera lección.

La segunda es la lección en el mundo del marketing, estamos hablando de uno de los mejores violinistas del mundo con un violín que vale 3.500.000 dólares y nadie le hace caso, ¿qué tiene que ver esto con tu negocio?.

Da igual lo bueno que seas produciendo algo, da igual lo buen técnico que seas, da igual que tengas el mejor producto o el mejor servicio, si no eres capaz de comunicar eso a tus clientes te pasará como Joshua Bell en la estación del metro.

La comparativa para seguir con la metáfora es ¿dónde me voy a poner?, ¿dónde voy a poner mi producto?, ¿cómo lo voy a vender?. 

Piensa que Joshua Bell estaba allí vestido de músico de calle y tocando, por ejemplo, si solo le hubieses puesto un cartel que dijera  ¨Joshua Bell, que ha actuado en los mejores escenarios del mundo¨, ¿no crees que la gente se hubiese parado solo por un cartel?, probablemente, y si además hubiese habido allá un grupo de gente mirando, pones cuatro o cinco allá mirando y aplaudiendo ¿tú crees que la gente se hubiese parado?. 

Y fíjate que estoy utilizando diferentes estrategias de prueba social que es que haya gente aplaudiendo y animándote y escuchando y parados, prueba social.

Un cartel, comunicación ¨soy Joshua Bell uno de los mejores violinistas del mundo¨, y por eso las preguntas que te debes hacer son ¿dónde estoy?, ¿cómo estoy?, ¿cuándo estoy? para atraer la atención de los clientes, porque hoy vivimos en la economía de la atención. 

Nuestro primer objetivo es conseguir la atención de alguien, y competimos con los miles de mensajes que recibe una persona cada día, ¿cómo me voy a diferenciar de eso?, ¿cómo lo voy a hacer? ¿qué voy a hacer diferente?, porque si hago lo mismo que hace mi competidor, si hago lo que hace todo el mundo, voy a pasar completamente desapercibido, si mi mensaje va a todo el mundo, mi mensaje pasa desapercibido.

Mi mensaje tiene que ser completamente enfocado a esa persona sobre la que quiero captar la atención, en cada video – y si no haces videos, empieza a hacer videos-, cada mail, cada llamada, cada contacto que vas a tener con tu cliente, tu objetivo número uno es captar la atención.

El siguiente objetivo es atraerlos, y el tercero es influenciar en las conversaciones, y para que eso pase sólo hay una cosa imprescindible y es que tienes que conocer a tu cliente mejor de lo que se conoce él a sí mismo.

Es importante conocer los retos, los problemas, las preocupaciones, los deseos, los sueños, ¿qué le mantiene despierto por la noche?, ¿qué conversaciones tiene mientras va por el metro y no se fija en el mejor violinista del mundo?.

Todo para que tu mejor producto y tu mejor servicio no pasen desapercibidos en el momento en el que estamos, yo siempre digo que los cuaremprendedores no tenemos un problema de producto o de servicio estoy convencido de que lo que haces lo haces muy bien, pero si no vendes, si no tienes clientes, en el 90% de los casos no es un problema de un producto o de un servicio, es un problema de cómo capto la atención del cliente, cómo lo atraigo, cómo influyo en ello, cómo le vendo, cómo le ayudo a tomar la decisión de compra, cómo le explico cómo puedo ayudarle, todo eso es lo que entendemos como el marketing, y eso es a lo que he querido dedicar hoy el post de la semana, para que no te pase como a Joshua Bell, que tocaba con un violín de 3´500.000 y en 45 minutos solo ganó 33 dólares.

Nos vemos en el siguiente post, hasta entonces.

¡Vive con energía

Ama con pasión

y toma Acción ahora!

Puedes compartir este video en ...